Crisis Vitales

Lic. Elian Spargliardi

Las crisis vitales son acontecimientos que cuando suceden hacen que nuestra vida cambie de repente. Implican un conflicto y nos obligan a tomar decisiones, que no siempre son fáciles, ni nos sentimos capaces de tomar.
Una crisis es un estado temporal de cambio abrupto en el que predominia la desorganización, está eventualidad demanda al organismo modos de afrontamiento nuevos, es habitual que la persona perciba que sus recursos internos son insuficientes, experimentando la vulnerabilidad y sintiendose incapaz de resolver el problema.


Es el momento en el que las cosas mejoran o empeoran; es una oportunidad que no siempre implica tener que evitarla; puede significar al mismo tiempo un peligro y también una oportunidad.
Las crisis vitales nos permiten reflexionar y evaluar alternativas y promueven en nosotros la toma de decisiones, los cambios y la reformulación de valores y creencias de cara a poder replantearnos de nuevo los objetivos en la vida.
Los cambios expresan movimiento emocional y psicológico y muchas veces, en esos cambios sobreviene un periodo de crisis. Estos cambios, sean internos o externos pueden llegar a enfrentar la estructura mental y emocional de la persona con exigencias que superan la capacidad de adecuarse a ellos.
Cada crisis nos confronta con la posibilidad de elegir aceptarla conscientemente o defendernos de ella con todas nuestras fuerzas. En ese momento es cuando se decide si va a constituir un peligro o va a ser una oportunidad.
Dependiendo de los recursos adaptativos que tengamos, así podremos afrontarla y superarla.
Algunos ejemplos de crisis vitales son:

  • Pérdida de un ser querido
  • Enfermedad crónica propia o de un allegado
  • Separaciones de la pareja
  • La independencia de los hijos fuera del hogar
  • El “vivir solo” y la autonomía
  • La adaptación a la convivencia en pareja
  • Toma de decisión sobre una carrera u oficio
  • Cambios de ámbito laboral o puesto de trabajo
  • Mudanzas
  • Desarraigo ante la emigración (mudanza) a una nueva ciudad con patrones culturales diferentes a los de origenes.