Terapia conductual basada en aceptación para el tratamiento del Trastorno de Ansiedad Generalizada

Lic. Romina Recchia
“La respiración es el puente que conecta la vida con la conciencia, que une el cuerpo con sus ideas” Tich Nhat Hanh

En esta presentación exploramos los aspectos centrales del modelo de la terapia conductual basada en aceptación para el tratamiento del TAG desarrollado por Roemer y Orsillo con sus colaboradores, en el cual integran un modelo sostenido en la aceptación y el cambio conductual, poniendo especial énfasis en modificar la relación de los individuos con sus experiencias internas, en contraste con otros modelos, como la terapia cognitivo conductual estándar que se busca modificar el contenido de las mismas.


Los estudios demuestran que la mayoría de las personas que sufren desórdenes de ansiedad identifican la irracionalidad de sus pensamientos, sin embargo eso no es suficiente para revertir el patrón conductual de evitación y escape.
La característica central del TAG se refleja en la presencia de preocupaciones excesivas e incontrolables que mantiene a los individuos afectados en estado de rumiación.
Las terapias cognitivo conductuales han mostrado cierta eficacia en desórdenes de ansiedad, sin embargo los resultados en investigación muestran que el tratamiento del TAG continúa siendo el síndrome con menor éxito.

Roemer y Orsillo, fundadoras del modelo conductual basado en aceptación sugieren que los individuos con TAG tienen reacciones negativas hacia sus propias experiencias internas y se esfuerzan en evitarlas, por medio de la participación repetida en el proceso de preocupación. Presentan restringida conciencia, focalización en la amenaza, fusión con las experiencias internas, reactividad ansiosa y tendencia a enjuiciar las experiencias internas, restricción conductual en áreas valiosas.
El protocolo está compuesto por tres amplios componentes de tratamiento, concretamente: psicoeducación acerca del modelo, ejercicios de atención y aceptación, cambio de conducta y acciones valoradas.
El objetivo de la TCBA es favorecer el cultivo de una conciencia expansiva, compasiva con una posición descentrada hacia las experiencias internas; alentar conscientemente a una participación comprometida en comportamientos significativos, incrementar la exposición, aceptación y disposición a tener experiencias internas. Para ello los conceptos de aceptación, valores y atención plena se integran a todas las sesiones.
El programa se divide en dos fases de tratamiento. Fase I comienza con un ejercicio de conciencia, revisión del trabajo fuera de sesión, cambio de concepto, uso de folletos y psicoeducación, asociar a la propia experiencia de los pacientes, uso de metáforas y ejercicios para ilustrar conceptos. Fase II el paciente elige ejercicios de atención plena, explorar oportunidades para la acción valorada, motivación para el compromiso del trabajo fuera del consultorio, uso de atención plena en la observación paciente del impulso a la evitación experiencial, revisión de conceptos utilizados en sesiones anteriores.
En síntesis, para una eficaz aproximación al modelo, Roemer y Orsillo consideran que no debe faltar: la expansión de la conciencia al momento presente, alentar la aceptación y ecuanimidad para dar la bienvenida a las respuestas internas, un trato compasivo consigo mismo que permita contrarrestar el enjuiciamiento y evitación, favorecer la acción en áreas vitales sostenida en valores.
El modelo se encuentra en fase de validación sin embargo los resultados son prometedores.