Fobia o Ansiedad Social

Lic. Romina Recchia

“Si actúas como si supieras lo que estás haciendo, puedes hacer lo que quieras” Frisa Kahlo

¿Qué es la Ansiedad?

Es una emoción psicobiológica básica que está presente en todos los individuos y nos remite a la percepción y activación necesaria ante un peligro o amenaza presente o futuro.

Las emociones son señales adaptativas para la supervivencia humana, sin ellas hubiera sido imposible afrontar las contingencias del medio ambiente.

Las emociones funcionan como señales, que alertan e indican que existe un problema a resolver.

Su función es anticipar un peligro, detectar amenazas y activar las conductas apropiadas para enfrentar, escapar o evitar las mismas. Es necesario aprender qué nos está informando la emoción, a qué problema específico remite, para visualizar las alternativas de solución y ponerlas en marcha.

Su función es la de motivarnos para encontrar las conductas apropiadas que nos permitan afrontar situaciones y desafíos.

En todos los mamíferos y en el ser humano hay mecanismos biológicos de adaptación, genéticamente programados cuyo fin es brindar protección ante posibles daños.

Por ejemplo: una persona se encuentra caminando por la vereda de un barrio y de pronto atraviesa un árbol alto y con muchas ramas, escucha un crujido de una rama grande (Estímulo) “ALARMA” (Respuesta Emocional=Ansiedad) el corazón comienza a latir con mas fuerza y velocidad preparando al organismo para la huída, el sentido auditivo se amplifica y la persona atiende a los ruidos, la visión chequea el lugar desde donde se oyó el crujido, los múculos de las piernas se contraen y las mismas se ubican la huída.

Lo que ocurrió es que hubo un estímulo externo, el sonido, percibido por la persona mediante sus sentidos, y motivó una respuesta emocional, la ansiedad, que informó al cerebro que hay un peligro, cognición.

¿Cuándo hablamos de Ansiedad Social?

Cuando la respuesta de ansiedad se presenta al anticipar o vivenciar diferentes contactos interpersonales.

Como las emociones naturalmente son funcionales, también en las situaciones interpersonales la ansiedad es adaptativa y útil, de este modo nos permite comportarnos y desempeñarnos en diversos eventos sociales, particularmente en aquellos que significan una novedad o la integración a los patrones sociales o de nuestro grupo de pertenencia. Cconduce a la asimilación de las normas y convenciones sociales para cumplir diferentes roles.

Muchas personas frente a figuras de autoridad, cuando deben dar una buena impresión o cuando se evalúa importante obtener el reconocimiento y autovaloración. Antes de dar un discurso, en una entrevista laboral, en un primer encuentro amoroso, frente a un examen oral es comun sentir los síntomas de la ansiedad social (sudoración, rubor, palpitaciones, temblores) pueden aparecer inseguridades acerca del desempeño propio.

La ansiedad social normal es motivada durante la situación problema, disminuyendo una vez que se la atraviesa o que finaliza, sin inhibir el comportamiento adecuado para afrontarla.

¿Cuándo hablamos de Trastorno de Ansiedad Social?

Siempre que esta respuesta emocional afecte negativamente la calidad de vida de la persona, alejándola de todo lo que hace una vida valiosa, activándose un elevado nivel de ansiedad discorde con la magnitud del problema, limitando su accionar y conduciendo a la evitación de situaciones interpersonales.

Ante la percepción de amenaza ante una o varias situaciones interpersonales o actuaciones en público en las que nos vemos expuestos ante personas que no pertenecen al ámbito familiar.

Se manifiesta un temor extremo y persistente ante una serie de situaciones que implican nuestro desempeño social como el hablar, temblar o comer ante otras personas.

La esencia del cuadro esta en sentirse expuesto a la opinión de los demás y actuar de manera que resulte humillante y embarazosa.

Es condicional que para cumplir con el diagnóstico de TAS la ansiedad sea precipitada por el temor a las situaciones sociales. En algunas personas pueden limitarse a situaciones específicas, mientras que en otras puede ser mas difuso y afectarla en casi todas las situaciones sociales.

Eventos disparadores:

  • Hablar en público
  • Ser presentado
  • Hablar con personas de autoridad
  • Mirar a los ojos
  • Ir a una fiesta
  • Escribir o trabajar mientras se es observado
  • Acercarse a una persona con interés amoroso
  • Comer o beber en lugares públicos
  • Rendir un examen
  • Expresar un desacuerdo con gente poco conocida

 

Los síntomas corporales habituales son:

  • palpitaciones
  • ruborización
  • temblor
  • sudoración
  • tensión muscular
  • sensación de nudo en el estómago
  • sequedad en la garganta sensación de frío o escalofrío
  • presión craneal o cefalea

 

Síntomas cognitivos y conductuales implicados en el desorden:

  • atención autoenfocada
  • autoevaluación negativa
  • evitación y huída en situaciones interpersonales
  • alteraciones del comportamiento
  • déficit de habilidades sociales

Círculo Vicioso de la Ansiedad Social

En el caso de el TAS la amenaza se asocia a ser evaluado negativamente en situaciones interpersonales, a los pensamientos asociados incompetencia social, de ser criticado o desaprobado y los resultados catastróficos que esto puede conllevar.

Es muy común en las personas con TAS que maximicen el peligro de la posible evaluación negativa del interlocutor, así como realizar lectura de pensamiento abstrayendo selectivamente los indicadores que confirman la idea de ser criticado. La persona tiene expectativas posibles de fallar o ser incompetente y sobreestima las consecuencias de dichas fallas pensando que será humillado, rechazado o juzgado negativamente. Así es más probable que sobreestime la probabilidad de eventos sociales negativos y subestime la posibilidad de interacciones sociales positivas. Todas estas anticipaciones y predicciones negativas dejan en un estado de vulnerabilidad a la persona generando ansiedad y cuando tiene que participar en una interacción da lugar a síntomas somáticos.

Una vez que la situación ha ocurrido una visión subjetiva equivocada, así como percepciones e interpretaciones erróneas mantienen el cuadro de ansiedad social.

Ante la anticipación ansiosa de un peligro social, la tensión se focaliza en signos potenciales de amenaza, procesándose con mas facilidad y desatendiendo a la información segura del ambiente. Aunque los signos de ansiedad e hiperalerta sean poco percibidos por los demás, la persona cree que los demás notan todo lo que siente, experimentándolo como indicadores de estar comportándose como un tonto o perdiendo el control.

¿Cuáles son sus Modos de Manifestación?

 

Manifestación fisiológica

Taquicardia

Temblores

Ruborización facial

Sensación de ahogo

Malestar abdominal

 

Manifestación Conductual

 

Evitación de las situaciones sociales temidas

Paralización ante situaciones ansiógenas

 

Manifestación Cognitiva

Temor a decir algo que resulte tonto o aburrido

Ser poco asertivo

No saber que decir o hacer

Temor a que otras personas detecten los signos de su ansiedad

Anticipación ansiosa “voy a hablar y me pondré colorado/a y todos se darán cuenta”

Generalización: un hecho aislado negativo se generaliza, pensando que en las mismas situaciones ocurrirá lo mismo

Lectura de pensamiento: se piensa que los otros están pensando negativamente sobre uno

¿Cuáles son las formas en que puede presentarse un Desorden de Ansiedad Social?

TAS Generalizado

Cuando los temores, respuesta desadaptativa, abarcan la mayoría de situaciones interpersonales (ej. Iniciar o mantener conversaciones, participar en pequeños grupos, tener citas, hablar con las figuras de autoridad, asistir a fiestas).

TAS no generalizado

Cuando los temores quedan limitados a situaciones sociales puntuales tales como la imposibilidad o un temor exagerado al hablar o desempeñarse en público o en grupos, temor a presentar temblor en la mano al escribir o firmar en presencia de otros, a comer o beber, o ante exámenes orales.

 

Hablamos de una respuesta desadaptativa de ansiedad solo si existe un miedo irracional y excesivo, que se manifiestan en ansiedad y evitación persistente. La intranquilidad y temor que produce el hablar en público en la mayoría de personas no permite realizar un diagnóstico de TAS no generalizado.

 

¿Cuál es el tratamiento en el TAS?

La Terapia de la Conducta implica diversas técnicas como auto observación, identificación de la resistencia a eventos privados (pensamientos, emociones, sensaciones corporales), desensibilización sistemática, ensayo conductual, entrenamiento en habilidades sociales y asertividad, role playing, relajación, activación conductual centrada en valores.