Trastorno de Pánico

Lic. Romina Recchia

“Si me caí es porque estaba caminando, y caminar vale la pena aunque te caigas” Eduardo Galeano

Muchas personas han experimentado un nivel de ansiedad tan elevado y desagradable que desencadena el pánico, y la ansiedad es una emoción como es la tristeza, el miedo, la alegría, el enojo, la vergüenza y la culpa. La funcionalidad de la ansiedad es la de encender el sistema de alarma motivando al organismo a desarrollar las conductas necesarios ante un peligro o amenaza presente o futuro preparándolo  para el ataque o la huida.

Cuando procesamos la información podemos detectar señales en el medio de peligro y valorar la situación cómo peligrosa por un estimulo puntual o la amenaza a veces puede ser difusa, si la experiencia es ante un estímulo claro y peligroso, por ejemplo un hombre con un arma de fuego, entonces la denominación es “miedo”, si la respuesta es ante un estímulo difuso como puede la incertidumbre del destino de una relación entonces hablamos de “ansiedad”.

La ansiedad puede ser disparada por un evento mental, esto es por una doble valoración: 1- una situación es evaluada como altamente peligrosa, magnificando los aspectos de peligro. 2- a los propios recursos como deficientes, minimizando las capacidades de afrontamiento subjetivas.

 

¿Cuándo la Ansiedad es Patológica?

Cuando es una respuesta exagerada, no necesariamente ligada a un peligro real, pudiendo llegar a interferir negativamente en nuestra vida cotidiana.

Si es muy severa puede llegar a paralizarnos transformándose en pánico.

¿Qué es el Pánico?

Es la vivencia de miedo o terror, con sensación de descontrol, de desvanecimiento o muerte, que se presenta súbita y espontáneamente en individuos que poseen predisposición. Luego de una primer experiencia de ansiedad extrema, el episodio suele adoptar la cualidad de temer experimentar cualquier indicador corporal de ansiedad.

Aparición temporal y aislada de miedo o malestar intensos, acompañada de cuatro (o más) de los siguientes síntomas, que se inician bruscamente y alcanzan su máxima expresión en los primeros 10 minutos:

  1. Palpitaciones, sacudidas del corazón o elevación de la frecuencia cardíaca
  2. Sudoración
  3. Temblores o sacudidas
  4. Sensación de ahogo o falta de aliento
  5. Sensación de atragantarse
  6. Opresión o malestar torácico
  7. Náuseas o molestias abdominales
  8. Inestabilidad, mareo o desmayo
  9. Sensación de irrealidad o despersonalización (estar fuera de uno mismo)
  10. Miedo a perder el control o volverse loco
  11. Miedo a morir
  12. Parestesias (sensación de entumecimiento u hormigueo)
  13. Escalofríos o sofocaciones

 

¿Cuáles son sus Modos de Manifestación?

Manifestación Fisiológica

Primeros episodios:                                               Siguientes episodios:

Mareos                                                                      Palpitaciones                      

Palpitaciones o Taquicardia                                  Hormigueo

Opresión en el pecho                                             Palidez    

Sudoración temblores                                           Sudoración fría

Tensión muscular                                                   Dolor de estómago

Sensación de ahogo                                              Cólicos intestinales    

Sensación de atragantamiento

Manifestación Conductual

Escapar a un lugar seguro                                Evitación

Paralizarse                                                           Restricción de movimiento,                           Pedir ayuda                                                  actividades laborales, sociales, etc.
Manifestación cognitiva

 

¿Qué es la Agorafobia?

Es el miedo ante situaciones en las que escapar puede presentar obstáculos e imposibilitados de recibir asistencia en caso de tener una crisis de pánico.

La agorafobia es una conjunto de fenómenos asociado con alta frecuencia al pánico que se desarrolla como consecuencia del mismo, en la mayoría de los casos.

 

¿Cómo se manifiesta la Agorafobia?

Evitando alejarnos de los lugares que se consideran seguros, como por ejemplo el propio hogar, aunque en los casos de mayor gravedad también se evita estar solos en el propio hogar.

Si hay que alejarse del hogar se busca hacerlo con la compañía de alguien que considera protector.

Muchas personas evitan el lugar donde ocurrió la primera crisis de pánico. En estos casos el temor se da por condicionamiento, o sea, una experiencia aterrorizante como la experiencia de pánico se asocia a un evento neutral, por ejemplo viajar en ómnibus y a partir de entonces se evita este medio de transportes. Luego, el temor suele generalizarse a otros medios de transportes.

Los medios y lugares mas temidos son aquellos de los que resulta mas difícil escapar, en caso de sentir ansiedad o tener una crisis.